FUTBOLFLORIDA

domingo, 12 de junio de 2011

GOLES, EMOCIÓN, Y DEFINICIÓN ABIERTA

Atlético 4- Defensor 4

GOLES, EMOCIÓN, Y DEFINICIÓN ABIERTA
Escribe Martín Bengoechea de Santa Isabel FM y Telesi


Un empate con muchos goles se registró en el partido de ida por la 2ª fase de la Copa de Clubes Campeones entre Atlético y Defensor jugado en el Artigas Lacassy de Florida.

No fue un dechado de virtudes desde lo técnico porque el piso de la cancha conspiró contra el mejor juego, pero sí fue entretenido por lo cambiante e incierto del resultado.

Y todo se dio desde el descubrimiento que hicieron las delanteras de evidentes falencias defensivas en ambas retaguardias. De ahí los ocho gritos de gol que adornaron al partido.

En la primera parte, con la ventaja que le otorgaba el conocimiento del terreno, Atlético jugando en largo, buscando la velocidad de sus delanteros y aprovechando deficiencias y distracciones importantes en la retaguardia violeta, llegó al descanso ganando por 3 a 2.

El argumento de Defensor fue diferente. Se mostró como un equipo corto, que intentó siempre dialogar con la pelota y sorprender en velocidad por las bandas.

Tempranamente, a los 4 minutos, quien a la postre se transformó en el mejor jugador del partido Jonathan Rodríguez puso la apertura con un remate rasante y esquinado.

Pocos minutos después, cuando transcurrían 11, vino el empate transitorio de los violetas por intermedio de Lujambio tras la ejecución de un córner, que a esa altura confirmaba la importancia de la pelota quieta en Defensor, por la calidad de los ejecutantes y porque varios de sus hombres van muy bien por arriba.

Pareció que Defensor se quería acomodar mejor en el terreno, y pese a mejorar con la pelota, su defensa siguió perdida, desconcentrada, y eso le valió otorgarle ventajas al equipo local, que no las desaprovechó.

A los 22´ nuevamente Jonathan Rodríguez apareció para desnivelar el marcador a favor del equipo albiceleste, y a los 35´ minutos Facundo Figueredo puso el 3 a 1 que parecía trasladarle una dosis de tranquilidad a Atlético.

Ir perdiendo por un gol es una cosa, pero por dos es otra totalmente diferente, teniendo en cuenta el tipo de definición de la llave. Eso lo sabía muy bien Fabián O´Neill, que apeló a las la primer variante y al cambio de sistema, pasando a jugar con tres en el fondo, y colocando a Santiago Silveira como compañía de Lujambio en ofensiva.

Y mejoró Defensor, que acortó diferencias en el ocaso del primer tiempo, en otra jugada nacida de pelota quieta y bien aprovechada por el zaguero de las dos áreas Sergio Sanguinett.

Cuando se fueron al descanso, parecía que los dos tenían parte del objetivo cumplido. Atlético estaba ganando, pero Defensor estaba sólo un gol abajo y había convertido dos de visita, con lo que eso pesa en la definición. Pero en ese entretiempo flotaba la sensación de que quedaban muchas emociones por venir, que quedaba mucha tela por cortar en ese segundo tiempo.

Y por más que en el primer cuarto de hora del complemento los dos bajaron las revoluciones y crecieron en atención, se da una situación puntual en el partido que es la expulsión de Figueredo tras dura entrada en perjuicio de Cristian Madruga que se retiró visiblemente sentido y en las horas posteriores se confirmó fisura en la segunda falange del primer dedo del pie derecho.

El quedar los albicelestes con un hombre menos y las variantes casi simultáneas del técnico isabelino reforzando la zona atacante, fueron vitales para que Defensor pasase a dominar el partido. Y en ese tramo apareció lo mejor del campeón de Paso de los Toros, que empató el partido 3 a 3 con un golazo de chilena de Santiago Silveira a´los 13, y lo pasó a ganar a los 20´con anotación de Luis Enrique Acosta, que había ingresado muy enchufado al terreno.

Sin embargo, lejos de darle tranquilidad al violeta, esa ventaja parcial lo alteró, lo apuró, salió a buscar más goles y se descuidó atrás, y eso le otorgó espacios a un Atlético que empujado por las variantes ofensivas que realizó el técnico Canclini salió a buscar decididamente la igualdad. Hasta que el empate llegó a falta de 4 minutos por un penal cometido por Sanguinet, que por esa falta vio la roja, y que el goleador de la tarde Jonathan Rodríguez transformó en un empate que estuvo en sintonía con el trámite del partido.

El pitazo final del coloniense Larrama llegó, para que el partido dejase una igualdad que mantiene abierta la definición de la llave, pero con la sensación que pese a que los 3 puntos a Defensor se le escaparon al final, igualmente el empatar como visitante, en una cancha complicada, y con 4 goles convertidos de visita, hacen que el resultado se saboree mejor en tiendas visitantes.

La revancha será fijada para el domingo a las 15 y 30 horas en el estadio Omar Odriozola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada