FUTBOLFLORIDA

sábado, 26 de junio de 2010

El sueño sigue vivo

Escribe: Sebástian Amaya

Tuvieron que pasar 40 años para que la celeste accediera a cuartos de un Mundial. Este sábado lo logró y ahora irá por las semifinales el próximo viernes ante Ghana

Quién lo diría. Uruguay fue a Sudáfrica con la ilusión de ver si se podía pasar la primera fase en el “grupo de la muerte” y ahora, luego de pasarla, ya soñamos con cruzarnos en semifinales con Brasil y -por qué no- pelearle le titulo a “La Argentina”.

Este sábado el equipo del Maestro Tabárez quebró una racha de 40 años sin acceder a los cuartos de final de un Mundial. Haciendo lo que mejor sabe hacer, defender, los celestes le ganaron 2-1 a Corea del Sur en un encuentro que arrancó bien pero que por momentos tuvo demasiado sufrimiento, quizás innecesario.

El gol de Luis Suárez en el inicio del partido llegó como anillo al dedo para el juego de Uruguay: 1-0 arriba, tranquilidad, replegarse y pasarle toda la presión al rival para que saliera a buscar la igualdad y dejara algún hueco para colarse.

Si bien por momentos se hizo correr el balón, con el paso de los minutos los “Tigres Blancos” dominaron el jugo totalmente y metieron a la celeste en su sector. Pero no inquietaron, y prácticamente –durante el primer tiempo- no generaron situaciones de riesgo -solo con el tiro libre en el palo antes de la apertura del marcador-, y pocas veces pisaron el área celeste.

En el inicio del complemento, Corea se animó a más y comenzó a llegar con más presión. Uruguay se partió y dejó arriba a Forlán –muy inactivo-, Suárez y Cavani, quienes intentaron agarrar algún balón pero prácticamente no fueron asistidos.

En el fondo, se formó un bloque que intentó mantener el invicto en el arco de Muslera. El Ruso Pérez fue un león recuperando balones –aunque contó con la complicidad del árbitro que no lo amonestó-, Lugano –que tuvo más trabajo- sacó todo lo que llegó a su sector al igual que Victorino, quien ingresó en el segundo tiempo por Godín.

Y el tanto coreano llegó. A los 22 minutos y tras el cobro de una falta, Muslera y Lugano no coordinaron y Lee Ghung Yoo puso la cabeza para decretar el empate 1-1, y encajarle el primer gol al arco celeste.

Quedaba tiempo. Tabárez colocó a Lodeiro en busca de más fútbol y la celeste salió a buscar el partido antes del alargue. Con Suárez como principal delantero, la celeste volvió a arrimarse al arco rival y fue el salteño quien puso el 2-1 con un golazo con su sello característico: enganche y definición al palo más alejado.

En los últimos minutos, Uruguay aguantó el resultado aunque dejó algunos huecos y en una jugada profunda casi llegó el segundo de los asiáticos, con una bola que se fue por los caños del golero uruguayo y que rechazó Lugano.

Tras el sufrimiento, pero con el sabor del triunfo, llegó el final del partido y el pase a cuartos del Mundial, un hecho histórico que se celebró por los hinchas en Sudáfrica y por todo un pueblo –Florida inclusive- en Uruguay.
La celeste se deberá enfrentar a Ghaan, el único sobreviviente africano en el certamen. El grupo demostró una vez más estar convencido de que se puede llegar más lejos y tiene la actitud –y el juego- necesario para avanzar a semifinales. El sueño sigue vivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada