FUTBOLFLORIDA

sábado, 12 de junio de 2010

VA A SER DURÍSIMO


Va a ser durísimo

Por Sebastián Amaya de observa.com.uy








Uruguay empató 1-1 con Francia en su debut en el Mundial de Sudáfrica y el resultado dejó distintos sabores: algo dulce por las circunstancias en que se logró el punto –con uno menos y aguantando en los últimos minutos por la tonta expulsión de Nicolás Lodeiro- pero muy amargo por el planteo realizado por Tabárez.

A lo largo de la semana el Maestro manifestó en varias ocasiones que Uruguay iba a hacer su juego sin importar lo que hicieran los galos. La línea de tres en el fondo era la idea básica para salir a jugar pese a que los bleus podían hacerlo con tres arriba. Por ese motivo, el DT celeste colocó en la cancha a Mauricio Victorino, en caso de que tuviera que armar una línea de cuatro en pleno juego.

Pero por lo que se vio, se pasó de la línea de tres a una línea de cinco en el fondo. Una opción justificable cuando se debe recuperar la pelota, pero que debe cambiar al momento de atacar pasando a los carrileros al ataque, algo que hizo en cuentagotas Uruguay, más que nada en el segundo tiempo, cuando Diego Forlán tuvo la mejor chance.

El equipo quedó cortado, con solo tres jugadores para generar fútbol quienes fueron mal abastecidos. Nacho González fue controlado, al igual que Luis Suárez, y Forlán –uno de los mejores de Uruguay- tuvo que bajar muchos metros para buscar la pelota e intentar armar y atacar.

Defensivamente se hizo una buna tarea con Mauricio Victorino y Diego Godín en el fondo como los zagueros más claros. Egidio Arévalo Ríos, una de las dudas en lo previo por su inexperiencia internacional, fue otras de las figuras celestes.

Pero para ganar hay que defender bien y también atacar, algo que Uruguay no hizo. ¿No se pudo haber colocado cuatro atrás y pasar alguien más al medio para que colaborara en la generación?

Ahora el próximo partido de Uruguay será ante el local, Sudáfrica, que empató en su debut ante México. Las dos igualdades extenderán la definición hasta la última fecha en el Grupo A, bien llamado de la muerte.

Jugando con tanto respeto, como ante Francia, será durísimo para la celeste pasar a octavos de final. Si Tabárez no arriesga más en ataque será imposible ganar algún encuentro, a no ser que Forlán o Suárez hagan alguna genialidad o caiga alguna pelota del cielo en una jugada aérea. Así está complicado.

Agradecemos a Sebastián Amaya Sottimano.
Floridense radicado en Montevideo que escribe en observa.com.uy

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada