FUTBOLFLORIDA

jueves, 16 de septiembre de 2010

La explicación es,… la diferencia…¡


Escribe Antonio "Mumú" Gonzalez

Y el cómo sentir es, la explicación de porque este pequeño país, “casi perdido” territorialmente en una América grande y mucho “mas perdido” en la inmensidad del planeta, trascienda con comportamientos sociales y deportivos que muchos- y de afuera siempre- …no saben explicarse.

Y que quienes hemos tenido la dicha de nacer en esta tierra sabemos, que gran parte de esa explicación surge, por la grandeza y nobleza de un deporte que ha sido escuela de vida y que en este país nació, para sorprender - y seguir sorprendiendo- a quienes… no entienden el porque de estos comportamientos.

Y que ha servido, sirve y seguirá sirviendo para unir para unir a un pueblo, deportivo o no, en las alegrías y tristezas.

Alejado o al margen, de aquellos grupos que de alguna manera han sido -y lamentablemente pretenden seguir siéndolo- vehiculo de violencia e intransigencia en nombre del deporte, y fundamentalmente del fútbol.

Es fácil entonces encontrar, la explicación del porque, absolutamente todos los que sienten y aman enormemente este deporte, sintieron como propia, la tremenda desgracia que atraviesa una familia de deportistas por la perdida de un hijo querido.

Dolor que seguramente no disminuirán palabras, gestos, actitudes o solidaridad, honestamente manifestada y demostrada por un pueblo que, de la misma manera que se unió para festejar la participación de Uruguay en el último mundial, con la misma emoción, con “el mismo nudo” en la garganta, y con las mismas lagrimas nacidas igualmente de lo profundo, lloró, en todo el país, la partida del hijo y el joven deportista.

Y que rescata otra vez - fundamentalmente para quienes no encuentran ni el como ni el porque, pasan estas cosas en este país-, una definida actitud, inserta y ligada con la más profunda sensibilidad y emoción de los uruguayos.

Inserta y ligada igualmente con un pasional y noble deporte, que se convierte en vital y principal instrumento, para instalar espontánea y naturalmente -y sin exclusiones-, esos sentimientos.

Que se reafirma y manifiesta otra vez, para que este pequeño país y su gente y para su orgullo, -pero fundamentalmente para admiración de ese “mundo asombrado”-, puedan sentir y trasmitir como nadie.

Por lo que somos y como sentimos, como en tantas lagrimas de alegrías, y como las que surgen ahora de una profunda tristeza…


!! … Uruguay … pa’ todo el mundo … noma’ …¡¡¡

Foto: Diego Rodrigez de mediotiempo.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada