FUTBOLFLORIDA

jueves, 15 de julio de 2010

"EL RINCON DE LOS ENTRENADORES"

Escribe Leonardo GUARDIA (Entrenador, cursante de NIVELACION en el Inst.Universitario ACJ)
Dedicado a todos aquellos que sólo les interesa "ganar" y aún lográndolo no son exitosos
Como dijo un pensador: "Sufre más quién comete las injusticias que quién las padece"

SIMPLEMENTE: MAESTRO

Como parte de diferentes Cuerpos Técnicos he tenido la oportunidad de concurrir al Complejo Uruguay Celeste, a enfrentar, en partidos amistosos, pre competencias, a diferentes selecciones Uruguayas, preferentemente, juveniles. Una de estas ocasiones se tornó una experiencia desagradable y nunca olvidada, en la que una figura del fútbol profesional, entrenador, nos dispensó un trato totalmente indiferente, parco y hasta agresivo. Suspendió el entrenamiento antes de lo previsto, observó el mismo “echado” en una silla playera de ojotas, rodeado de personas, que si jugaron al fútbol, se habían terminado comiendo la pelota (por la panza) y dispuso que la merienda acordada, para nuestros futbolistas, se redujera a la mitad (solucionado por la buena disponibilidad del personal del lugar). Obviamente, esta experiencia ha formado parte de las anécdotas personales de cada uno de los integrantes de aquel grupo de entrenadores.

Tiempo después y con juveniles, fuimos cordialmente recibidos por el Entrenador Fabián COITO, actual Entrenador principal de la selección uruguaya sub-17, con quién Jorge BENOIT mantiene un trato cordial, siendo uno de los referentes por estos lares, a la hora de consultas por determinados jugadores.

Una vez finalizada la sesión de entrenamiento, un hombre delgado, “encapuchado” porque llovía, que visiblemente rengueaba un poco, se nos apersonó y saludándonos uno por uno, estrechándonos su mano, nos agradeció el estar allí, destacó el desempeño de los jóvenes que entrenábamos y se puso enteramente a nuestras órdenes durante y luego de nuestra permanencia allí, ese señor era el Maestro Oscar Washington TABAREZ. Este preámbulo es solo para ilustrar a quién, humildemente, nos atrevemos (como tres millones de personas más) a analizar sus logros.

. Mantuvo un proyecto con objetivos claros y realizables, haciendo de que quienes participaban del mismo, colaboradores, deportistas y al final el común de la gente, se consustanciara con el mismo y le reconociera el valor cualitativo de los resultados, a saber: clasificación de todas las selecciones a sus respectivos mundiales, ratificación de jugadores acordes a los objetivos trazados futbolísticos y humanos, y el más que meritorio 4º.puesto en el mundial de mayores.-
. Futbolisticamente dispuso de estrategias acertadas en la mayoría del proceso evidenciando una labor de análisis propia y ajena acorde a cada competencia. Demostró una amplia adaptabilidad a las resultancias de esos estudios brindando, mayoritariamente, respuestas que los resultados demostraron, como satisfactorias.-
. Logró conformar un grupo humano donde los términos HUMILDAD, SACRIFICIO y CONVENCIMIENTO se denotaban desde que jugaban, vestían hasta cuando declaraban.-
. Dejó de lado intereses y nombres en pos del cumplimiento de objetivos. Solo de esa forma y marcando, una vez más, un alto grado de trabajo analítico de todo su grupo de trabajo, conformó un plantel con jugadores, algunos de ellos, que no estaban en los planes de nadie.-
Y la frutilla de la torta fueron sus declaraciones en los festejos en el Palacio. Conceptos que refuerzan nuestra manera de ver el fútbol: “no sólo vean los resultados, vean los caminos por los que se llega a ellos y el sacrificio que esto implica” comprometiendo, a todos aquellos actores del deporte más hermoso del mundo, a buscar no sólo resultados deportivos, porque estos a veces resultan vacíos de contenido, sino a conseguir OBJETIVOS(que no siempre son vueltas olímpicas), ORGANIZACIÓN y TRABAJO ENFOCADO A LA TAREA.-
Antes y ahora, en horas de bonanza, lo consideramos un Maestro de entrenadores.-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada