FUTBOLFLORIDA

viernes, 16 de julio de 2010

Sin palabras fue…



Sin palabras fue…

… como un pueblo, representado por miles y miles de personas, se encargaron de
hacer llegar el sentir de cada uno de los uruguayos, que por diferentes razones, no pudimos estar en el recibimiento y merecido homenaje tributado al grupo celeste que nos representó en el campeonato mundial.
Manifestación sincera y clara de la correspondencia, cercanía de emociones y
sentimientos que se fueron creando, agigantando y afianzando , entre aquel lejano grupo- y aumentando a medida que avanzaba el certamen - y quienes, mayoritariamente y desde lejos, seguíamos ilusionados y esperanzados como se intentaba rescatar, una casi instalada frustración de muchos años.
Fue hermoso. Maravilloso y emocionante.
Y creo que a muchos “se nos escapo un lagrimón” al observar, como un pueblo reconoció la capacidad, y fundamentalmente la entrega, la actitud, el coraje mantenido ante los más “copetudos”. Y a la vez ,como un grupo, que trabajó seria y responsablemente aceptó, con humildad y casi naturalmente, esa demostración.
Y estamos absolutamente convencidos, de que para ese grupo, las medallas llegan a ser un elemento valioso para marcar un reconocimiento. Pero le erramos por poco si paralelamente no lo indicamos como un hecho accesorio - tal vez-, ante “el regalo” que recibe el deportista -que se esfuerza y al final obtiene, cosas trascendentes,- al ver contentos, alegres, a sus seres queridos, a sus amigos, y a toda una masa humana, representante de un país.
Que por un momento olvidó cualquiera de sus diferencias, y se cobijó bajo “la única bandera, del sol más grande y hermoso”.
Las medallas valen. Pero el premio mayor de un deportista, su máxima e íntima satisfacción es entregar el fruto de su esfuerzo y lo logrado, a su gente, en una correspondencia sin igual, en una simbiosis emocionante como la expresada , sin tener -ni desear o querer- contención.
Y recoger humilde, pero emocionado, su alegría y satisfacción luego de haberlos representado, dando y “ poniendo todo” de su parte.
Y para que, como una cuestión de genes, similares, trasmitidos, y tal vez ” inter-actuando,” ni la fría tarde pudiera, con “los corazones calientes” que salieron a manifestarse.

P. D : Ahhh … ¡¡¡ y rescatando palabras del Maestro que dijo ,-esencialmente- “ lo importante no es el triunfo, sino como se construye el camino para obtenerlo”, no hay problema si alguien quisiere, de alguna forma, relacionar o asimilar estas reflexiones, con la lamentable deserción que a nivel local viene manifestándose al momento de convocatorias para la selección mayor.

Reitero… no hay pro - bleee - ma ¡¡¡.

Es mas, con autorización expresa, si quieren, … pueden hacerlo ¡¡¡

Antonio “ Mumú ” González

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada